Adiós al gotelé


Textura del gotelé

Llegó, como casi todas las modas, con la solvencia que le daba la novedad. El gotelé entró en nuestros hogares para arrebatarle el protagonismo al papel, que durante años había sido la estrella de la decoración en nuestras casas.
Es versátil, como pocas técnicas de  pintura, se puede variar el espesor de gota y el grosor de esta, desde la gotita mas redonda y pequeña hasta el chorreón exagerado. También se pueden elegir colores, uniforme, o variando gota de color sobre fondo blanco, o gota blanca sobre fondo de color.
Finalmente se puede fijar con un barniz, dándole apariencia nacarada, brillos de purpurina...etc.
Sin embargo durante el boom inmobiliario, el gotelé ha sido utilizado por su cualidad de tapar o disimular los desperfectos de la pared en casi toda la vivienda nueva. Los contratistas, han hecho un mal uso de esta pintura, que ha hecho que la mayoría, lo identifique con una pintura fea, y de mala calidad. Esto sumado a las nuevas tendencias en la decoración han hecho que mucha gente tenga gotelé en su casa, pero que solo desee hacer una cosa con el .... QUITARLO.