Cambio de imagen

Decoración con mueble envejecido
Suele pasar, que cuando nos decidimos por un cambio de imagen total en una estancia de nuestra vivienda, el mobiliario que teníamos previamente, se convierte en una limitación, que nos obliga a decantarnos por un efecto final, diferente del que nos habíamos propuesto.

De lo que nos aporta cada color

En anteriores entradas, hablábamos de lo que decían de nosotros los colores. En función de nuestra forma de ser nos sentimos atraídos por unos colores o por otros.
En las siguientes publicaciones, vamos a hablar de lo que nos aporta cada color. De todos es sabido que hay colores que nos animan, que nos mantienen despiertos o que por el contrario nos relajan o hacen de nuestro hogar un lugar más cálido. Saber que color cumple cada función es muy útil para decidir, cuando vamos a pintar una estancia de nuestra casa.


En principio los colores se pueden dividir en colores cálidos, colores de transición y colores fríos. Esta división nos va a servir para repartir este artículo en tres partes. 
En primer lugar vamos a hablar de los colores cálidos. 
Son los que van del rojo al amarillo, y se denominan colores cálidos por su asociación a la luz del sol y el color del fuego.
Principalmente son el rojo, el naranja y el amarillo, en su forma más básica.