De lo que nos aporta cada color

En anteriores entradas, hablábamos de lo que decían de nosotros los colores. En función de nuestra forma de ser nos sentimos atraídos por unos colores o por otros.
En las siguientes publicaciones, vamos a hablar de lo que nos aporta cada color. De todos es sabido que hay colores que nos animan, que nos mantienen despiertos o que por el contrario nos relajan o hacen de nuestro hogar un lugar más cálido. Saber que color cumple cada función es muy útil para decidir, cuando vamos a pintar una estancia de nuestra casa.


En principio los colores se pueden dividir en colores cálidos, colores de transición y colores fríos. Esta división nos va a servir para repartir este artículo en tres partes. 
En primer lugar vamos a hablar de los colores cálidos. 
Son los que van del rojo al amarillo, y se denominan colores cálidos por su asociación a la luz del sol y el color del fuego.
Principalmente son el rojo, el naranja y el amarillo, en su forma más básica.


ROJO. 
El rojo es el color de las pasiones, se asocia a la vitalidad, a la fuerza, al amor, y se dice que puede asegurarnos una vida amorosa satisfactoria y llena de pasión y entusiasmo.
Anima a las personas introvertidas a salir de si mismas y nos produce una descarga de adrenalina capaz de fomentar nuestro positivismo.
En color-terapia, se utiliza para aliviar los dolores musculares y circulares, especialmente en piernas y pies y actúa como tónico para quienes sufren resfriados con facilidad.

Sin embargo no se aconseja abusar de este color, para no confundir a nuestros sentidos. Se utiliza mucho en bares, pues despierta nuestro apetito, y en casinos, porque nos hace perder la noción del tiempo. No lo pondremos nunca en la habitación de nuestros pequeños pues dificulta la conciliación del sueño.

Si nos damos una vuelta por las cartas de color, el rojo aparece ligado a oriente, "Rojo Pashmina"del Nepal, "Magenta Sari" de la India, "Rojo Cipango" del sol naciente...etc, aunque uno de los más utilizados, y que conoce casi todo el mundo, es el que hace referencia a una ciudad del sudoeste de Francia, "Burdeos" relacionado con una decoración más clásica lejos del exotismo de los anteriores.
De todas formas, queda muy bien en tiros de chimenea, en cabeceros de cama, como fondo para un mueble de tonos oscuros, y cualquier opción que tenga que ver con una pequeña superficie destinada a hacer contraste con el resto.

NARANJA.
El color naranja produce una sensación de calidez única. Fomenta la creatividad y es ideal para superar shocks y traumas del pasado. Se utiliza por este motivo para trabajar en tratamiento con algunas dependencias.


Despierta el apetito y facilita la relajación aumentando el potencial del sueño.
En color-terapia se utiliza para luchar contra la aflicción, el pesar y la pérdida, y en el entorno fisiológico responden muy bien al tratamiento con naranja el asma la bronquitis y las fracturas óseas.
En cualquier caso el naranja es un color muy acogedor, que se puede utilizar tanto en zonas de ocio como en una cocina.

En las cartas de color encontramos el color del "Adobe", que nos devuelve a los orígenes, la calidez del "Melocotón natural" el desenfado del "Naranja mandarina" la vitalidad del "Naranja vitamina" y el exotismo del "Zumo de Guayaba" sin dejarnos llevar por los ocres que nos pueden llevar a un viaje sin fin.

AMARILLO.
El amarillo es el color de la ambición. Nos mete la luz del sol dentro de casa. Irradia bienestar y energía. Despierta nuestras ideas  y acelera nuestra respuesta a los estímulos. Por este motivo es muy utilizado en despachos, oficinas y habitaciones de niños en edad escolar. 
Sin embargo está contraindicado en habitaciones de bebés pues provoca el llanto de los pequeños.

En color-terapia se utiliza para elevar la autoestima, disipar la depresión y superar miedos y fobias.

En más de una carta de colores he encontrado el color amarillo ligado a la idea del Sahara, y por experiencia propia, he de decir que hay  una localidad del Algarbe Portugués que se llama Farol, donde es muy típico pintar las casas de este color, lo que le da al pueblo un aspecto muy pintoresco.
Finalmente y tirando de mi experiencia pero esta vez como pintor, diré que es el color más bonito que se puede ver al abrir una lata de pintura, tanto que da pena mezclarlo con cualquier otro color.

Espero que este tema os resulte interesante. En cualquier caso podéis dar vuestra opinión o preguntar lo que os surja. Aunque yo no soy para nada un experto en este tema.
En la siguiente entrada hablaremos de los colores fríos y  los colores de  transición. ( Enlazar aquí para ver Colores fríos ). Un saludo y hasta la próxima.

Entradas relaccionadas: Elegir un color o ...  Siete colores para siete...  Epoca de blanqueo