Época de blanqueo

Con la llegada del buen tiempo, las calles de los pueblos de Andalucía, bullían en una actividad tan relacionada con la pintura como el típico blanqueo.
El blanqueo transciende la mera actividad de pintar la vivienda, para convertirse en una tradición, integrada en el grupo familiar, pues era toda la familia la que colaboraba en el acicalamiento del hogar.
El encalado o blanqueo, consiste en la aplicación de cal apagada a modo de acabado, de la pared o de cualquier otro tipo de superficie.