Un vinilo a mano alzada

Muchos de los que visitan este blog, así como otros blogs de decoración, y que están  interesados en darle un toque diferente a su casa, han pensado en la opción de poner un vinilo. Para quien no lo sepa el vinilo es una especie de adhesivo o  pegatina que se pone en la pared, con el dibujo que uno desea y que tiene la apariencia de un mural.
A mí, personalmente el vinilo me parece una solución muy interesante cuando el mural que queremos poner en la pared es una fotografía, bien sea nuestra o una imagen seleccionada de un catálogo.
Sin embargo, cuando este producto imita un mural pintado estamos comprando una falsificación que en ninguno de los casos posee las ventajas del mural hecho a mano alzada, o con una plantilla diseñada para la ocasión.

 En primer lugar, en el caso de un mural hecho directamente sobre la pared, tenemos la libertad de elegir el dibujo que queramos y de modificarlo a antojo para adaptarlo al lugar donde vayamos a ponerlo. Por otra parte, no tiene ningún inconveniente en paredes de gotelé, hizpopu o cualquier otra textura que posea la pared. (no obstante si desean alisar la pared no dejen de visitar Adiós al gotelé ). El acabado puede ser mate, satinado o brillante, así como los colores pueden ser exactamente los mismos que hemos elegido para pintar las paredes.
Otro detalle que mucha gente pasa por alto, es que casi todas las paredes de nuestras viviendas transpiran algo de humedad, algo que no permite el vinilo, con el consiguiente problema de adherencia.

 Cuando hacemos un mural a mano alzada, no nos limitamos a poner un detalle aislado en la pared, sino que hacemos un conjunto decorativo en toda la estancia. En el caso de las imágenes  que aparecen en esta entrada, se trata de un mural hecho en Huelva, en la Calle Sanlucar de Guadiana. Se hizo en un dormitorio, en el que también fileteamos las escayolas en un color un poco más oscuro que el diseño de la pared.
En este caso no se han utilizado plantillas ni adhesivos de ningún tipo, por lo que pudimos adaptar el dibujo al hueco que dejaba el televisor plano que aunque no se ve en la imagen irá en el centro de la pared.

El dibujo se fue modificando a medida que lo hacíamos para adaptarnos a la estancia y al gusto de sus moradores.
En este mismo blog también pueden ver murales de letras, o motivos infantiles en Galería de imágenes, o en otras entradas como Una habitación personalizada. así como complementos a estos murales como los zócalos Cambio de sexo.
Finalmente, el precio que suele ser la escusa principal en estos casos, ya que parece que porque tengamos que pegarlo nosotros nos vaya a salir más barato, no es un problema ya que se existen cientos de modelos muy sencillos que suponen pocas horas de trabajo, y que por tanto redundan en un precio reducido.
Para terminar, un consejo:
Pidan presupuesto, y comparen ventajas e inconvenientes. No permitan que los demás decidan por usted. Y aprovechen la variedad que hay en el mercado para su propio beneficio.
Un saludo, y hasta la próxima.