Pintor barato

Cuando empecé con este blog, mi intención era la de colgar fotografías de mis trabajos, y al tiempo poder explicar algunas cosas de estos. Luego pensé que podía compartir algunas de las cosas que aprendía sobre la pintura, o que ya sabía desde hacía tiempo y curiosidades que descubría en el constante trajinar de mi trabajo.
Una de las cosas curiosas que voy viendo últimamente, y que coinciden con la extraña época en que vivimos, y que algunos llaman crisis, es la aparición como si de setas en el campo se trataran de pintores "baratos".
Ha llegado un momento en que esto es tan habitual, que parece que la palabra "pintor", va necesariamente ligada a la palabra "barato", como si no existieran pintores que no lo fueran.

Todas las imágenes que aparecen en esta entrada las tomé en  un par de horas, un día que aparqué el coche un poco lejos y tuve que hacer varios mandados.

Las farolas, los pilares, el entorno de los cajeros automáticos aparecen forrados de carteles que ofertan mil y una cosas, pero a mí por supuesto me atraen en especial los que ofertan trabajos de pintura a precios aparentemente muy jugosos, y usando  enunciados lo  más llamativos posibles.

En la primera foto he puesto un pintor que no se arriesga demasiado, pues ofrece pintar su piso por 500 € sin importarle las condiciones en las que se encuentre, si la pintura es mate o satinada, los metros que tenga la vivienda...etc, eso sí, especifica que sea en blanco.

Seguidamente, encontramos al "Más barato que nadie". De momento, no se tira flores en cuanto al trabajo, pero en cuanto a barato se lo tiene un poquito creído

Reformas en general cuida de tu bolsillo con precios anticrisis. Si decimos la verdad este es el más honesto de todos.
Y digo honesto  porque seguidamente alguien ofrece pisos de 3 dormitorios por solo 300 € y encima a las comunidades de vecinos se lo deja todavía más barato. Por desgracia tiene un competidor en el barrio que se dedica a borrarle el teléfono.

(Quisiera que quedara claro que en ningún caso por mi parte ha sufrido ningún cartel ningún desperfecto y me he limitado a fotografiar. Eso si, en las fotos donde aparecía,  he difuminado los teléfonos y los nombres por simple respeto).

Si nada de lo visto les ha gustado aquí llega el PINTOR ANTICRISIS, que como si de un super-héroe se tratara viene para salvar a todos aquellos ciudadanos que no tienen más de 400 € para pintar su piso. Y para que sirva de ejemplo a los demás, pone desde, terminado en s para ser un poco más fino, y se ofrece para un presupuesto sin compromiso, como debe ser, para no engañar a nadie.

Si un pintor anticrisis, le parece a usted poco, tenemos el pintor-albañil, que lo mismo se maneja con el palaustre que con la brocha. Y no solo eso, también hace electricidad y otras cosillas del hogar. Vamos que el tío es apañao, apañao.

Los últimos dos carteles, ya van al límite de los pintores baratos, pues ofrecen pintarte el piso, por 360 € en el caso del cartel artesano, y por 200 € en el caso del pintor suicida, que además ofrece limpieza y rapidez.

Puede que bromear con la voluntad de personas que en medio de esta tormenta de crisis, se intentan buscar la vida de una manera tan noble como es el trabajo, resulte un tanto frívolo, pero para nada es mi intención.
Respeto a todos y cada uno de estos compañeros de gremio que intentan llegar a la gente de la mejor manera que saben. Sin embargo tengo que criticar sin más remedio, el hecho, de que esta situación, estos mensajes, y esta imagen que se está dando de nuestro trabajo, es un reflejo del interés generalizado que hay en la calle por encontrar el chollo, por aprovechar la miseria de los demás para hacer la obrita en casa por cuatro duros.

Seguramente estos posibles clientes no sepan, que nadie da duros a cuatro pesetas, que ningún pintor que respete su profesión,  debería de menospreciar su trabajo mostrando únicamente la imagen de que  va a pintar por lo que sea. Y que en el respeto del profesional por el cliente y el del cliente por el profesional está la clave de un buen trabajo y de un cliente satisfecho.

Las paredes de una vivienda en ocasiones tienen que ser imprimadas para fijarlas, y que la pintura no se desprenda. Hay que empastar los desperfectos, hay que dar una dos o las manos que haga falta hasta que quede bien. Por otra parte, hay infinidad de calidades dentro de la pintura. Desde bidones por 18€ a bidones por 80 € o más. Mil y un detalles que impiden dar un presupuesto anticipado, y ser legal al mismo tiempo.

De todas formas, yo no pretendo juzgar a nadie, mi blog es para compartir, y no para sentenciar, así que si algúno de estos pintores o alguno de los que no son tan baratos, además de pintar también saben cantar y tienen dotes de baile, aquí les dejo una oferta que encontré mientras hacía las fotos que ilustran esta entrada y que puede ser una alternativa interesante a la pintura. Yo me voy a resistir porque cantar, la verdad es que no canto muy bien.

Un saludo a todos y hasta pronto.