Goteras en la azotea


Hubo un tiempo para  nuestros pueblos, en los que las cubiertas de las casas no eran aprovechables, pues estaban hechos de vigas de madera, y sobre estas la terminación en tejas. Fue  el bendito progreso, el que  nos trajo las azoteas, cubiertas planas hechas de "ladrilletas catalanas" que se les dice aquí, con unas llagas de mezcla que quedaban preciosas y que además eran útiles para tender, secar productos del campo...etc.



Lamentablemente, la naturaleza no estaba dispuesta a ponérnoslo fácil, y decidió que esas llagas eran un lugar idóneo para instalar musgos y líquenes, así como otras plantas de más envergadura, siempre que nosotros se lo permitiéramos.

Sus rincones predilectos son aquellos en los que no suele dar el sol casi nunca por estar junto a una baranda orientada al sur, que proyecta una sombra  en la que nuestros visitantes viven a las mil maravillas.


El problema es que estos huéspedes naturales, retienen la tierra y penetran sus raices en el soporte, provocando grietas por las que se filtra el agua de lluvia, produciendo las consiguientes filtraciones en la vivienda.


Por otro lado, el grado de humedad permanente, va deteriorando la ladrilleta haciéndola más porosa aún, con lo que cada vez, el terreno es más interesante para nuestros "okupas vegetales".

La solución más simple, pero no por ello menos efectiva, es impermeabilizar la azotea con caucho.

En este caso, cuando hablamos de caucho, nos referimos a un recubrimiento elástico, compuesto por polímeros acrílicos en solución, que en apariencia nos recuerda a una pintura, un tanto espesa, que se puede encontrar en establecimientos de materiales de construcción, tiendas especializadas en impermeabilización, o tiendas de pintura.


Se presenta en los mismos recipientes que las pinturas plásticas y los revestimientos, en capacidades de 15 o de 5 l.

 En cualquiera de sus formas, lo que nos aporta el caucho es lo siguiente:

* Una capa impermeable que evita las filtraciones, y favorece el deslizamiento del agua por la cubierta hacia las zonas de desagüe.

* Una membrana elástica capaz de absorver los movimientos estructurales de la vivienda sin agrietarse.

* Capacidad de puenteo de fisuras, y adherencia en múltiples soportes.

* Resistencia a rayos ultravioleta que le aporta durabilidad, y en el caso del color blanco, contribuye a disminuir las altas temperaturas del verano dentro de la vivienda.

* Un conservante antimoho que evita la aparición de eflorescencias.

Todas estas propiedades, nos las aporta cuando la aplicación de este, se hace de forma correcta siguiendo las indicaciones del fabricante. Por supuesto, se limpia bien la superficie, se reparan grietas y juntas deterioradas, y se pinta en varias capas variando su densidad en un orden ascendente. Se aplica tanto a brocha y rodillo como con airles, pero el objetivo final es que nos quede una membrana lo suficientemente gruesa como para que no tengamos filtraciones, y que esta no se agriete con los movimientos de la edificación.

En situaciones, en las que el soporte presenta grietas importantes y se preveen movimientos importantes en el terreno ( ejm. terrenos arcillosos) se puede reforzar la membrana de caucho con una malla de fibra de vidrio.

La impermeabilización con caucho, es de las soluciones más económicas en el caso de filtraciones en azoteas, y de las más sencillas de llevar a cabo, pues no requiere obras. Podemos además elegir entre varios colores, (rojo teja, blanco, gris azotea...) o incluso se puede teñir para conseguir el efecto visual que deseemos.

No obstante, el caucho se va deteriorando, por lo que requiere un mantenimiento periódico que consiste en aplicar capas sucesivas a lo largo del tiempo.

Impermeabilización con caucho


En cuanto a precios, varían mucho en función del espesor de la capa de la membrana, así como de la calidad del material aplicado, que redunda en la elasticidad, la capacidad de repeler la formación de moho y la resistencia a los rayos ultravioleta.

Bueno, finalmente por si alguien se lo ha preguntado, este trabajo que me a permitido ilustrar toda la entrada lo hemos hecho en Trigueros (Huelva) en estos primeros días de Diciembre.

Entradas relaccionadas:
Epoca de lluvias, problemas de filtraciones.