Problemas de condensación

Los problemas de condensación son muy habituales, actualmente  en las viviendas. Muchos son los que conviven con este problema, sin saber siquiera de que se trata.

Fuente.- hogartotal.com

La imagen que he elegido para presentar esta entrada es muy extrema, pero es rara la casa donde tengan calefacción y unas ventanas realmente eficientes, y no aparezcan en alguna habitación o en el techo del wc, esas desagradables manchas negras , que si uno se acerca a verlas de cerca, recuerdan al moho que sale en la fruta cuando empieza a estropearse.

Fuente.- hogartotal.com
Efectivamente, se trata de moho. Este moho que se produce por problemas de condensación, o por filtraciones, se desarrolla en ambientes húmedos, y preferentemente oscuros. Por este motivo, aparece principalmente en el wc, o en dormitorios en los que la presencia durante el día es reducida.   

El moho, además de ser anti estético, produce malos olores, y en muchos casos problemas de alergia en las personas que tienen que convivir con el.
Pero ¿que es la condensación?. Esta se produce cuando la humedad que está en el ambiente, toma contacto con una superficie especialmente fría, como un azulejo, cristales de ventanas, espejos, o paredes sin aislamiento que dan a la fachada o los testeros de la casa.
Fuente.- ernestoaragon.blogspot.com
   
Cuando el vapor de agua, toca la superficie fría, condensa, pasando a estado líquido. 
Esto humedece la pared, y si se mantiene así durante mucho tiempo por estar detrás de un armario, de las cortinas, o en un rincón alejado de las fuentes de calor de la casa, va a permitir la proliferación de los hongos que dan lugar a las manchas negras que vemos en las imágenes.

Fuera del ámbito de la pintura, los consejos para evitar la condensación son:

- Favorecer la ventilación de la vivienda, ya que la acumulación de agua en el ambiente fomenta la condensación de esta en las paredes.
- Evitar que haya zonas muy cálidas, y otras muy frías en las viviendas.
- Aislar bien las paredes que dan a fachadas o testeros.

Otra solución, puede ser la instalación de un deshumificador, que es un aparato eléctrico que extrae la humedad del aire para evitar % altos de vapor de agua en el ambiente.

Dentro de las posibilidades que nos ofrece la pintura, existen varias opciones para evitar que vuelva a salir el moho.

En primer lugar hay que limpiar la superficie. Se puede hacer con lejía, con detergentes, o productos más populares como el Agerul,
pero la limpieza y desinfección por un profesional, con productos  antimoho y antialgas, que matan los microorganismos  y evitan la aparición en el futuro es lo más aconsejable.

Posteriormente y para pintar la superficie, existe toda una gama de productos que evitan la aparición en el futuro, desde pintura con conservantes antimoho, a aditivos para incorporar en el material que vayamos a utilizar.

Para terminar, no debemos olvidar, que el moho prolifera en sustratos que tienen humedad. En esta entrada hablamos de la condensación, pero también se puede deber a problemas de filtraciones, goteras o  fugas en la instalación de agua.

 El deterioro de la pintura fomenta la porosidad del sustrato y también favorece este problema. Por este motivo, lo primero es solucionar el problema que causa el moho, y después evitar que salga en el futuro.

Para cualquier consulta, tienen el correo que aparece en la pestaña de contacto.