¿Se puede pintar sobre el mármol?

La respuesta es: SI. Y no solo sobre el mármol, sino sobre cualquier superficie como azulejo piedra...etc, podemos pintar, y convertir esta superficie en cualquier acabado de pintura (gotelé, estuco, lacado, veladura...etc.)

A muchos, esta pregunta les lleva al esmalte para azulejos que te meten por los ojos en el Leroy Merlín. No voy a negar que es una solución, pero hay que tener en cuenta que la terminación que nos ofrece este material, oculta el color anterior para darnos uno nuevo, pero no va a poder tapar los dibujos en relieve del azulejo antiguo, ni las llagas de estos. A eso le tenemos que sumar, que esmaltar una pared de azulejos, no es tarea fácil, y es muy probable que al final se noten las marcas del rodillo.

Para hablar de las posibilidades que puede ofrecer un profesional en estos casos, vamos a acompañarnos del último trabajo que he hecho en Gibraleón (Huelva).



Partimos de una chimenea integrada en un mueble de comedor, acertado, pero que el albañil tuvo a bien estropear con un mármol de granito rosa que afeaba mucho el conjunto.

Después de darle muchas vueltas decidimos pintar el sobre y el bordillo que hace la chimenea junto al suelo, de marrón oscuro, buscando un tono que se asemejara al de las puertas. El acabado del esmalte, que además de muy resistente, por el trote que se lleva un mueble como este, debía de ser satinado, quedó muy acertado con la textura microrugosa que nos dio el rodillo de esponja.

También pintamos en marrón las esquineras del tiro para perfilar el trabajo que íbamos a hacer en este.

El frente, lleva un tratamiento para mejorar la adherencia del mármol, y se enlució para darle una textura  que nos hiciera olvidar el brillo pulido del mármol. Este mismo tratamiento se le dio al tiro, que era de panel,  para resaltar la vertical de la chimenea.

En la segunda imagen vemos un posible acabado en blanco, que le da al conjunto continuidad con el resto del comedor.

En este caso, sin embargo, hemos ido un paso más.
En primer lugar le dimos un fondo en un tono beige para dibujar unas hojas sobre el casete de la chimenea que adornaran un poco el frente.
Finalmente, le dimos una veladura en un tono anaranjado, que casa a la perfección con el tono pino de las puertas del mueble.

Como se puede observar en la imagen general, la veladura resulta más densa en la parte inferior para distinguirla del tiro, que tiene una veladura más suave, recordando más a una pátina.

Este es solo un ejemplo de miles de posibilidades que nos abren estos productos.

Como invitación, propongo a quien tenga su cocina alicatada hasta el techo, que se anime a transformarla en otra con un zócalo alicatado en la parte inferior, y un estuco, ya sea veneciano o rústico, en la parte superior. Es una propuesta para  dar un cambio enorme con un coste reducido.

Ni que decir tiene, que trabajos como este son posibles gracias a la confianza que depositan los clientes en un trabajo que de partida, muchas veces no sabemos como va a terminar. Por ese motivo quiero agradecer a esta familia, y a todas las protagonistas de anteriores entradas, primero su confianza, y luego que me hayan permitido colgar estas imágenes para compartirlo con ustedes.
Gracias, y hasta la próxima.

Quizás también te interese. "Cambio de imagen"

No te vayas de este blog sin visitar nuestra GALERÍA DE IMÁGENES.