Tejados y zócalos de ladrillo como el primer día.


      El verano, es la época perfecta, o si no, la más utilizada para adecentar los exteriores de nuestras viviendas. A la hora de pintar, muchas veces nos encontramos con el problema de la proliferación de hongos y líquenes en las superficies porosas de nuestros patios, tejados...etc. Por esta zona, también se le llama verdín, y a fin de cuentas, son un problema estético, y de seguridad por hacer resbaladizos nuestros suelos.