Verde que te quiero verde...

...Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar y el caballo en la montaña"....empezaba diciendo Federico García Lorca, en uno de sus poemas. Pues de su genialidad nos valemos para empezar esta entrada, que como el mismo trabajo que voy a enseñar tampoco sabía como empezar.

Salón comedor combinado en dos tonalidades de verde.

   
Por segunda vez, en este verano, se planteaba la necesidad de elegir colores que combinaran bien con un mueble en plata. (Aquí podéis ver otro ejemplo de salón combinado con plata).

Baranda en color marfil
 Sin embargo en este caso nuestros amigos de Gibraleón (Huelva) tenían una idea más clásica de lo que querían poner en su casa y necesitábamos buscar colores más suaves, que por otra parte no dieran como resultado algo demasiado soso.

Como se puede apreciar en las fotos, el salón continúa en una escalera que sube hasta el pasillo de la planta superior, y que no tiene puerta ni corte físico entre ellos, por lo que desde la planta baja hasta la primera teníamos que mantener una cierta  continuidad.

  
Pasillo de rayas en dos tonalidades de verde
Como curiosidad, los dos colores que elegimos para pintar esta casa, los tomamos de una bolsa de una tienda de ropa muy conocida, que no voy a desvelar, y que trajeron nuestros anfitriones como muestra.

En apariencia parece un verde con un color beige, pero en realidad se trata de dos tonalidades de verde.

En la planta baja pintamos dos paredes del salón en la tonalidad más oscura, y el resto en la tonalidad más clara. Sobre el verde oscuro pintamos dos columnas y el  encofrado de la escalera, en verde claro, para que destacaran sobre el resto.


 Como se aprecia en esta última imagen, la pared que aloja la puerta del wc y la de la cocina, además del color más oscuro, le hemos aplicado el efecto de arenas plateadas, que le aportan un toque más distinguido pues destaca sobre el resto por el brillo nacarado y la arena en plata que casa muy bien con el mueble y los complementos del comedor.

  
Encofrado de la escalera en un color más claro
La baranda de la escalera la pintamos en color marfil, para darle protagonismo sobre una pared en verde. Una baranda por cierto, muy bonita.

Subimos la escalera, y la pared que nos encontramos de frente, nos anuncia lo que vamos a encontrarnos en el pasillo superior, rayas desde el techo hasta el suelo, en los dos colores que ya traemos desde el principio.

Una opción que queda muy elegante, y que en este caso continua con la línea que traemos desde la planta baja.

Pasillo en Gibraleón de estilo clásico.

El resultado en su conjunto, es sencillo, aunque nos va reservando pequeñas sorpresas, que  destacan en su justa medida y que le dan a la estancia central de la casa un toque distinguido.

Este es un ejemplo de lo que se puede conseguir uniendo la experiencia propia con el gusto y la opinión del cliente, pues este es el resultado de muchas ideas, de mucho tiempo buscando opciones y de muchas ganas por que el resultado fuera el deseado.

Finalmente la satisfacción de dejar un trabajo bonito en casa de unos clientes, que además son amigos, y que vienen de una familia con la que en muchisimas ocasiones hemos compartido tajo, pulidores que trabajan con la entrega de los mejores profesionales, y que contribuyen como el resto de oficios a que nuestro trabajo quede impecable. (en nuestro telefono de contacto pueden conseguir el suyo).

Hay veces en que me gustaría poner a algún cliente aquí dando su opinión como en los canales del teletienda, pero como eso va a quedar un poco ortera, me voy a servir de la carita de satisfacción que se le ha quedao a nuestro cliente perruno, y que entiendo que es mucho más significativa.


Un saludo a todos, y hasta la próxima.