Pintemos una habitación juvenil

 

Cuando nacen los hijos, todos los padres parecen tener muy claro lo que quieren, lo que necesitan...etc, por eso pintar una habitación para un bebé no debería de traernos demasiadas complicaciones. El problema es cuando nuestro pequeño se hace grande.


Eliminar imperfecciones de las paredes
 Como todos los trabajos, este empezaba con un proyecto, una idea, que parecíamos tener clara, y por otra parte, teníamos una habitación, que hasta ahora había tenido una decoración muy bonita pero que ya no nos servía, puesto que su inquilino necesitaba un cambio.

En este caso como podemos ver en la imagen de la izquierda, la habitación tenía un zócalo, con un trapeado que le aportaba una cierta rugosidad a la pared que de partida teníamos que eliminar. Por esto se empastaron todas las paredes, para eliminar cualquier irregularidad.
 
 Como podemos ver en la primera imagen de esta entrada, a grandes rasgos teníamos una idea, que era hacer un zócalo inclinado que ocupara dos paredes de la habitación, en este caso las que bordean la cama, pero teníamos que elegir entre varias combinaciones de colores. En este caso optamos por mantener colores semejantes a los que ya había en la habitación pero darles un toque más serio, por lo que pasamos del celeste al gris azulado en dos tonalidades diferentes.
Todos los colores van en pintura satinada de máxima calidad para aguantar la batalla de una habitación como esta.

Azul cobalto, rojo y plata
   Para rematar el zócalo pensamos en  rayas de diferentes colores. Nuestro cliente fijó el color rojo y cuando le dimos a elegir se decidió por el plata. El azul cobalto ya venía determinado por el resto de colores de la habitación.

Como corríamos el peligro de que se pareciera a un parking bordeamos la línea roja con dos líneas más finas en plata, y encima predominando pusimos una franja en azul cobalto.

Como pintar un zócalo en una habitación
Las dos paredes restantes van: una, que es la que lleva el escritorio y la estantería, en el color inferior, del zócalo, y la otra en el color de la parte superior como se puede ver en el dibujo del principio de la entrada.

El resultado como se aprecia en las imágenes es muy elegante, y al mismo tiempo la inclinación del zócalo, así como la irregularidad del diseño le aportan un aire desenfadado que casa a la perfección con la franja de edad de su morador.

Habitación juvenil con zócalo en azul, rojo y plata
Como siempre en todas las entradas, me gustaría agradecer a Abraham, "legítimo propietario de esta guarida" que nos haya dado permiso para compartir nuestro trabajo con todos los que por aquí pasan en busca de nuevas ideas. También sus opiniones, pues aunque como siempre, yo aporte mi experiencia, cada trabajo es diferente porque tiene mucho de las personas que lo van a disfrutar, como no podría ser de otra forma. Pues de nada serviría que la casa quede muy bonita, si no está a gusto y a la medida de las personas que la van a vivir.
Espero que este trabajo también haya sido de su agrado, y que lo disfruten tanto como yo he disfrutado haciéndolo.

Un saludo y hasta la próxima.