Una luna para nuestro bebé



En este onceavo mes del 2013, en el que este, su blog, cumplimos nuestro segundo aniversario, tengo el gusto de compartir con todos nuestros visitantes la última habitación que he hecho en San Bartolomé de la torre (Huelva) para un pequeño que aún no ha llegado, pero al que su madre y su padre están esperando como agua de mayo.


      El planteamiento en este caso era el de hacer una habitación clásica, en tonos celestes, que no restaran luminosidad a la estancia, ya que era un poquito pequeña.

Lorena, ya tenía visto más o menos lo que quería, una cenefa en blanco que hiciera ondulaciones, como ya hemos dicho colores en azul claro, y el nombre del pequeño con algún motivo, que en principio parecía que iba a ser una luna.

Como la habitación no era muy grande, optamos por pintar la pared que iba a alojar el mural, y la que está justo enfrente, de un azul más claro que las otras dos, para darle un efecto de tunel, que aunque en otros sitios es muy perjudicial, en este caso nos ayudaba a darle un poquito de fondo a la pieza.


  

La cenefa que no está hecha con plantilla, sino completamente a mano, para que no se noten cortes ni empalmes en las esquinas, está hecha en blanco mate, y tiene una ondulación muy suave, para que no rompa la armonía del resto del conjunto.

  En cuanto al mural, pusimos el nombre de Pedro, que es el que tendrá su futuro morador, en la parte derecha mientras en la parte izquierda y situada a más altura pusimos una luna de la que caen estrellas hacia las letras.

Tanto la luna como las letras se hicieron en el mismo color de las dos paredes que van más oscuras, aplicandole su respectivas sombras y luces en función de lo que necesitaran, y las estrellas van en un tono turquesa pero tan clarito que casi se confunden con el fondo.
El resultado ha sido el que pueden ver en las fotos, y aunque tanto a su familia como a mi nos han gustado mucho, espero que nuestro amigo Pedro piense lo mismo cuando tenga que pegarse su primera siesta en la habitación nueva.


  Como decía al principio de esta entrada, en este més cumplimos dos años compartiendo cada uno de estos trabajos, que se hacen con la dedicación mía, pero también con la complicidad y el agrado de los clientes.
Desde aquí aprovecho para darle las gracias a Lorena que es la futura mamá de Pedro y a todos los que han depositado su confianza en mi trabajo, así como todas las personas de cualquier parte del mundo que tienen a bien pasar un ratito viendo esto que con tanta ilusión he estado compartiendo desde el primer día.

Un saludo a todos, y hasta la próxima