Un toque de elegancia para nuestro despacho


   
Pintura para un bufete de abogados

Este es un ejemplo de como la pintura, que es una obra menor, puede aportar a nuestro lugar de trabajo, sin demasiado esfuerzo, un toque de distinción, y un ambiente más agradable donde atender a nuestros clientes.


Pintura para un bufete de abogados
En este caso se trata de un despacho de Abogados, situado en Trigueros. Aprovechando que tenían que pintar, me propusieron cambiar de look la oficina.

La idea, atendía en parte a las necesidades universales. Un color que no discrepara con las cortinas, que fuera elegante, y que al mismo tiempo fuera sufrido pues en las zonas de trabajo entra mucha gente todos los días.

De base, partíamos de dos despachos con un mobiliario adecuado, pero en cuanto a la pintura, estaban de blanco mate, con lo que el cambio, en principio, no se antojaba difícil.

Para mantenernos en la línea de las cortinas, tomamos un color marrón claro, y lo modificamos hasta llegar a un tono parecido al fondo de la tela. Para contrastar con este, elegimos un tono visón intermedio, que rompe con el color de base. Por otra parte, utilizamos para el color oscuro, una textura satinada, y en el fondo rebajamos el brillo sin llegar al mate, para que se pudiera limpiar bien, lo que hace que la franja visón resalte aún más.

Decoración de despachos

Finalmente, decidimos poner el color visón en dos paredes enfrentadas, pero sin llegar a completar la pared entera, por lo que hicimos dos franjas anchas centradas en el paño, que fueron al mismo tiempo muy bien para poner dentro los cuadros.

Antonio y Estela, quedaron contentos con el trabajo, ahora espero que a ustedes también les guste. 
Un saludo.

Aprovechando el tema de la entrada me tomo la libertad de compartir los datos de el bufete de estos amigos por si alguno de ustedes necesita un abogado.


Entradas relacionadas con este tipo de decoración:
El encanto de lo viejo
Verde que te quiero verde
Negro & plata & Lila