Un viaje al espacio de Winnie the Pooh

El cerdito Piglet, el saltarín Tigger, el negativo pero entrañable Igor, y el osito de trapo Winnie, parecen a simple vista una buena compañía  para seguir a un niño en los primeros sueños de su vida. Si además estos, han tenido el detalle de atrapar una estrella para que ilumine su camino, sencillamente, son una compañía inmejorable.



Este que aparece en la imagen, es el último mural que he hecho, en Corrales (Huelva), pero el primero de este año 2014, en el que tantas esperanzas tenemos puestas la mayoría, simplemente, porque ya nos queda poco más que eso, esperanza.

Concretamente, la esperanza ha sido un ingrediente imprescindible en este mural, pues en este caso, la insistencia de la futura mamá de David, hizo que encontrara este blog, después de probar con otras posibles soluciones, como hacer un vinilo, traer una muralista de madrid...etc, todas ellas, muy interesantes, pero ninguna tan asequible como la nuestra..

María Jose, tenía muy claro el dibujo que quería que adornara la habitación de su pequeño, pero la imagen era de muy poca calidad para hacer un vinilo, y eso fue lo que la animó a buscar alguien que le hiciera el mural que ella pretendía.

Por suerte, para mí por supuesto, la imagen con la que se había encaprichado llegó a mi movil por washap, con un mensaje, "podría pintar una pared de una habitación con este dibujo".

Sobre la marcha recibió precio aproximado y quedamos para hacer un presupuesto definitivo.

 
  El primer paso fue cambiar el color de la estancia, que tenía un gris azulado, bonito, pero no muy acorde con lo que pensábamos hacer.

Hicimos un azul más intenso, pero sin olvidar que la habitación era para un bebé. Un azul que le aportara una sensación de entorno animado a la estancia.

Sobre el cabecero de la cama, pusimos una pancarta sujeta por dos estrellas con el nombre del último personaje que va a entrar en la casa, pero que sin duda, se va a convertir en el protagonista del resto de las historias, de inmediato.

 

  A los pies de la cama, y a media altura pusimos el grueso de la composición, que era la luna con los cuatro personajes.

Alrededor pusimos unas estrellas, y lo completamos con dos estrellas en la pared de enfrente, una de ellas, que es la que aparece en la imagen, que parece que le habla al oso que tiene delante de ella, y que acaba de atrapar a una de sus amigas.
Entre estas dos estrellas, dejamos espacio para una estantería que estaba en proyecto poner.

Como en otros casos, tengo que agradecer a María José, que haya confiado en mi para decorar algo tan importante para cualquier madre como la habitación de su futuro bebé.

Ha sido un placer, y un reto más cumplido, que me da alas para seguir, haciendo realidad los proyectos de estos clientes, que han sabido apreciar el valor de crear un pequeño espacio de fantasía para sus hijos, para que sueñen, como soñamos nosotros en su día,
para verlo hoy hecho realidad.

Un abrazo a todos los que pasáis por aquí para ver mis trabajos, y espero que os haya gustado mucho.