Señor oso, señora conejo y el pequeño osiconejo

Cada patada de Alejandro es un aviso, una alerta de la naturaleza para que no nos distraigamos, de la tarea de preparar la habitación que tiene que acoger toooooooda la parafernalia que trae un niño. No debajo del brazo, pero si precediéndole como si del séquito de un marajal se tratara.



Una vuelta de tuerca a las rayas.

Las rayas, en la decoración han dado siempre mucho juego. Se pueden poner de diferentes anchuras, combinando dos tamaños, en diferentes colores,  a pared entera, o en un zócalo.

Siempre han sido un recurso para cabeceros de cama, zócalos...etc, y las he hecho verticales o inclinadas, con gota o sin ella. y tanto en habitaciones infantiles como dormitorios, pasillos....etc En fin, para no terminar nunca.


El minimundo de Erika

De repente un día el doctor nos da la noticia. El test de embarazo ha dado positivo, y nuestra primera preocupación es hacerle al bebe, un hueco dentro de nuestro hogar. Para que cuando llegue se sienta como en casa.
Pues en ese mismo momento nace ya, el minimundo de nuestro pequeño. Primero en nuestra cabeza, luego en una habitación. Probablemente, la que hasta ahora hemos utilizado de trastero.


Pues si en ese momento en el que decidimos cual va a ser su habitación, descubrimos que las paredes están de gotele, y eso, que hasta ahora no era ningún inconveniente para un trastero, resulta que ahora se convierte en la mayor traba para hacer la habitación  que teníamos pensada....os invito a que sigáis leyendo.

Los cinco colores de Jesus

Me reafirmo en la creencia de que hay ideas infinitas, y todos los días me encuentro con una nueva que me sorprende. Por ejemplo esta de unos amigos de Aljaraque, que me propusieron decorar la habitación de su pequeño, utilizando el estampado de una tela que habían encontrado.