El minimundo de Erika

De repente un día el doctor nos da la noticia. El test de embarazo ha dado positivo, y nuestra primera preocupación es hacerle al bebe, un hueco dentro de nuestro hogar. Para que cuando llegue se sienta como en casa.
Pues en ese mismo momento nace ya, el minimundo de nuestro pequeño. Primero en nuestra cabeza, luego en una habitación. Probablemente, la que hasta ahora hemos utilizado de trastero.


Pues si en ese momento en el que decidimos cual va a ser su habitación, descubrimos que las paredes están de gotele, y eso, que hasta ahora no era ningún inconveniente para un trastero, resulta que ahora se convierte en la mayor traba para hacer la habitación  que teníamos pensada....os invito a que sigáis leyendo.


Erika es una pequeña Triguereña, con más energía que una planta nuclear, que ha decidido independizarse de  la habitación de sus padres.

Pero no está dispuesta a instalarse en cualquier sitio. Necesita algo personal.

Por ejemplo su nombre encima de la cama, puede ser una buena idea. Que todo el que entre por la puerta sepa quien es la que manda aquí.


Pero un nombre solo no, ¿verdad?, porque si no, en vez de una pared va a parecer una partida de nacimiento.

Lo suyo sería ponerle algún adorno. Por ejemplo flores. En distintos colores y con distintos diseños.


Flores informales, alegres y con un puntito hippie, que llene de buenas vibraciones toda la estancia.

Como el fondo es blanco, y las letras son fucsias, la pared del cabecero de la cama podríamos pintarla en un rosa fuerte, sin llegar al color de las letras. Así, cualquier cosa que pongamos en blanca, una estantería, o el cabecero mismo de la cama, resaltarán mucho.


Decidido !!!!, ahora, con una decoración como esta, y la sonrisa picarona de la pequeña Erika, todo el que entre por la puerta, tendrá claro que entra en el minimundo de la princesa de la casa.

Por cierto, alguien recuerda ahora que la habitación tenía gotelé.
Seguro que nadie, porque en ningún momento ha sido un impedimento para hacer la habitación soñada.

Sirva esta historia de lección,
 a quien se escusa en las gotitas,
para que su habitación, 
no luzca alegre y bonita.


Felices sueños, Erika.



Otros trabajos sobre gotele:
Un vinilo a mano alzada
Una habitación personalizada

O si lo que prefiere es alisar las paredes puede pedir presupuesto aquí






.