Un angel, en el universo de Peppa Pig

Pocas cosas deben de haber tan emotivas para alguien que se dedica a pintar habitaciones, como pintar la habitación de tus hijos. Posiblemente esta sea una de ellas, pintar la habitación de una amiga de tu hija.




Esta vez no voy a entrar en si las fotografías, le hacen justicia a mi trabajo, pero lo que sin duda le hace justicia, es el nombre, a este  angelito con forma de pequeña mujer, que revolotea ya, en esta habitación, junto a las dos mariposas que hemos sacado de sus dibujos favoritos..... los de Peppa Pig.

¿Y que sería Peppa Pig sin el rosa? Comprendo que a algunas personas les resulte un poco empalagoso, sobre todo por la obligación impuesta durante años de que las habitaciones de niña tenían que ser rosas. Sin embargo yo reconozco, que el color rosa, combina de muchas formas, y da siempre resultados impresionantes.
Lejos de las imposiciones y de las obligaciones, creo que sigue siendo una opción a tener muy en cuenta.
Ver otros ejemplos más de habitaciones en rosa.


En cuanto a la elección de las mariposas para el mural, nos hemos decidido por estas, porque queríamos que recordara a Peppa Pig, pero no que impusiera para siempre su estética a la habitación. De esta manera, ahora puede llevar un edredón de la cerdita de la tele, pero luego con el tiempo, si quiere cambiar, puede poner cualquier cosa que tenga colores que combinen bien con la habitación, sin que sea de dibujos animados.

Las letras son muy simpáticas, y reposan a esa altura que ven, sobre una cama nido, convirtiéndose en el centro absoluto de atención.

Como decía para empezar esta entrada, pintar a Ángela, ha sido toda una experiencia. La carita que pone cuando entra en su habitación, y descubre el cambio, es un regalo y un incentivo para hacerlo mejor cada vez que nos  embarcamos en un proyecto como este. Y la certeza, de que mi trabajo, va a acompañar todos los recuerdos de la infancia de estos niños, es muchísimo más de lo que merece este pintor.

Os recuerdo que hay dos ingredientes que son  necesarios para que esto siga en pie, la confianza de todos los clientes, y la curiosidad de los internautas que se pasan por aquí a mirar. Mientras no falten, no pienso cansarme de compartir estos trabajos, con todo el que lo desee. Porque limitar esto al exclusivo disfrute de sus dueños, es injusto para ellos, para mi y para ustedes.

Un saludo a todos, y sobre todo a la pequeña Ángela....la tercera mariposa de este mural.