Conservar las ladrilletas, como el primer día

Las lluvias con las que nos obsequia el otoño, y que caen como una bendición en nuestros campos, producen muchas veces, efectos algo diferentes en nuestros edificios.

Como mantener la ladrilleta como el primer día.
Si lo desea, podemos hacer que esto no ocurra nunca en su casa.

En este caso nos vamos a ocupar en concreto, del deterioro que la proliferación de musgos y líquenes produce en las típicas "ladrilletas catalanas" que se ponen coronando las barandas de mampostería, y sobre todo se utilizan para ensolar azoteas y patios.



Problemas de eflorescencias en suelos de ladrilleta
Musgo y otras plantas crecen a la sombra de la baranda.
Lo cierto es, que cada vez se utilizan menos, y se sustituyen por materiales vidriados que por su falta de porosidad, evitan la aparición del temido "verdín".

No obstante, lo que vamos a ver aquí, también vale para zócalos de ladrillos, tejados de teja, barandas de ladrillo visto, etc, cualquier superficie que quede terminada con ladrillo poroso, y que con el tiempo se pone negra, y ofrece una apariencia de deterioro.

   
Como mantener las ladrilletas para que se conserven como nuevas
Estas ladrilletas llevan 11 años puestas y están como el primer día
Como ya hemos  dicho, el problema del ladrillo malpesa, de la ladrilleta catalana, del ladrillo visto, y de cualquier ladrillo que nos encontremos, es que es poroso. Por consiguiente, el agua penetra en la superficie, acumulándose en el interior, y manteniendo un nivel de humedad elevado, en el tiempo, más allá de los días de lluvia.

Si a este inconveniente, le sumamos que el ladrillo se encuentra en muchas ocasiones en zona de sombra, estas dos circunstancias, propician la formación de musgo, líquenes, o cualquier otra eflorescencia, ya que el ladrillo húmedo se combierte en un sustrato idóneo para la proliferación de estos organismos.

Además, cuando las precipitaciones son muy abundantes, el agua pasa del ladrillo y filtra en la pared, produciendo problemas de humedad en esta, y haciendo que se desprenda la pintura.

A esto se le suma que el verdin que se forma encima, chorrea por la pared cuando llueve y llena esta de chorreones negros.

Mantener un zócalo de ladrillo como el primer día
El ladrillo repele el agua como si fuera un cristal.
 Si ya lo tenemos estropeado, porque hace mucho tiempo que lo pusimos y no lo hemos tratado con ningún producto, hay que proceder primero a la limpieza. Aquí podéis ver un ejemplo de una portada que limpiamos hace algún tiempo.
 
Una vez limpio, o si por el contrario, todavía lo tenemos en buen estado o está recién puesto, procedemos a tratar el ladrillo con un producto que le aporta propiedades hidrofugantes, esto quiere decir que cuando llueve, se produce lo que se aprecia perfectamente en las imágenes, que el ladrillo repele el agua de la lluvia, manteniéndose esta sobre la superficie, como si de un cristal se tratara.

Tejas limpias y protegidas ante las inclemencias del tiempo
Si no están barnizadas, las tejas también  tienen arreglo.
La ventaja de este tratamiento, es que no es como el barniz, que forma una capa sobre el ladrillo, que con el tiempo se desprende, y se pela, dándole al soporte una apariencia desagradable, que ya no se puede solucionar de ninguna forma.

Como ya hemos dicho, esto, se puede hacer en tejas y zócalos, fachadas y testeros de ladrillo visto...etc.

Para más información, pueden ponerse en contacto, por teléfono, por watshap, por el correo o por el facebook que aparecen en la imagen  del pie de esta entrada. Con mucho gusto le ajustaremos un presupuesto sin ningún tipo de compromiso.
Preguntar no cuesta nada, y en cualquier caso la decisión final está en su mano.

Pida presupuesto sin compromiso. Le atendemos con un trato personalizado.


Hacemos cualquier tipo de trabajo relaccionado con la pintura en vivienda y locales comerciales.Para más información consulte nuestro servicios aquí, o en la  pestaña correspondiente.