Habitación infantil & juvenil

Cuando dos hermanas comparten habitación se crea una complicidad especial. De alguna manera, la hermana pequeña, se hace grande más rápido para seguir a la mayor, y esta mantiene ese nivel de comprensión que la acerca a su hermana menor.




De la misma forma, para decorar su habitación, tenemos que aprender de ellas, como encuentran el equilibrio sin renunciar a su personalidad.

En esta habitación que he pintado en Gibraleón (Huelva), se daba la circunstancia de que, como he introducido al principio, dos hermanas compartían habitación, y en este caso las edades eran diferentes.

La solución  fue dejar que cada una, eligiera detalles que le gustaran.

En este caso tengo que reconocer que fuimos más condescendientes con la pequeña que quería una habitación en rosa, por lo que pusimos un rosa palo para toda la estancia, y un rosa cercano al fucsia para el cabecero.

  Los círculos los combinamos en blanco, rosa palo, y un color un poco más intenso que el que habíamos elegido para el cabecero.

Finalmente, utilizamos los círculos más pequeñitos para situar a cada una en su cama, poniendo en la cama de la derecha un círculo fucsia, que era el color de la pequeña, y en la cama de la izquierda un círculo en turquesa, que era el color de la hermana mayor.

Como pueden comprobar en este caso hemos utilizado una idea que ya había aparecido en este blog (ver aquí), pero reinventada y personalizada para nuestras clientas.

Esta vez, me voy a tomar la libertad de darle las gracias a las moradoras de esta habitación, que han sido las que me han dado la inspiración para hacer un trabajo como este, a riesgo de que sus padres que realmente son los que me llaman para pintar, se me molesten. No importa, ya habrá un sitio para ellos en otro momento.

Espero una  vez más que este trabajo, haya sido de vuestro agrado.

Un saludo y hasta la próxima.