El mural sin dueño

  Todos los murales, tienen una historia. A algunos se la dan sus dueños, pues en la mayoría de los casos se hacen según su criterio, en otras ocasiones, se la dan los niños que habitan estas particulares habitaciones, pues los dibujos de su serie favorita aparecen junto a su cama, pero hay casos excepcionales, que crean una historia alrededor de un mural, motivada por las circunstancias, y por casualidades, que hacen que para siempre, recuerde esa habitación como algo muy especial.


La imagen que aparece en la cabecera de esta entrada, es de un mural que no existe. Lo pinté en Aljaraque, para una pequeña que aún no había nacido.

Casualmente, un cambio de última  hora, hizo que tuviésemos que borrar el mural, y dejar la habitación como estaba. Afortunadamente, la razón, fue simplemente porque sus padres decidieron instalar a la pequeña en otra habitación. Sin embargo, ya nunca se volvió a pintar el mural en la nueva estancia.

Por suerte, quedaron las imágenes, y curiosamente, muchos clientes me hablaban de este mural como uno de los que más les gustaba.

El hecho de que no existiera era el  motivo por el que  no había ninguna entrada en el blog, aunque si se podía ver en la galería de imágenes.

Afortunadamente, alguien decidió darle una nueva oportunidad a nuestra ratita, y un futuro papá de Huelva y una futura mamá de Trigueros, me pidieron que les hiciera uno igual. No es una buena idea repetir la habitación que ya tiene otra persona, pero en este caso, como nadie la tenía, podía ser de quien la quisiera.

Y así, fue como la pequeña Martina, que creo, que no me equivoco si digo que está a punto de llegar al mundo, le dio otra oportunidad a este dibujo, para que nunca más fuera un mural sin dueño, para que siempre fuera, la habitación de Martina.


Por supuesto, la oportunidad de repetir un mismo trabajo hace que repares en cosas que se quedaron pendientes en la otra ocasión, y como no, la experiencia también ayudó a que este quedara aún mejor que el primero.

No quiero que se me olvide el detalle, de la estantería que aparece en la segunda imagen de esta entrada, y que fue una idea de los papás que quedó muy original.

Gracias como siempre, por la confianza, para un proyecto tan ilusionante como es el del preparar la habitación de un futuro bebé, y espero que lo disfrutéis pronto con vuestra pequeña.

Al resto, espero que os haya gustado, y si es la primera vez que entráis en este blog, os invito a seguir la visita en el enlace que hay a continuación.

Un saludo a todos.