Una idea, para decorar mil columnas

Poco a poco, casi sin darnos cuenta, aquí, en el cálido sur del sur de Europa, se está imponiendo una decoración de estilo nórdico, con colores fríos, basados en la pureza del blanco y contrastando este con grises y motivos en piedra, que nos reconcilian con la naturaleza e introducen en toda la casa, una estética fresca y suave, sin detalles rimbombantes que rompan con el equilibrio creado.





Ante la homogeneidad de esta forma de hacer hogar, se hace necesario, destacar, ciertos detalles, que aparecen como islas en la inmensidad, otorgando la personalidad y la distinción que hacen de nuestra casa, un entorno único.

























..En casos como este, es donde, una columna, un paño de pared, atrapado entre dos columnas, o cualquier irregularidad, se puede volver a nuestro favor, y darnos muchísimo juego.

Como en otras ocasiones, hemos pintado una columna, que en principio era un estorbo, para convertirla, al final, en el centro de atención de este salón.

Como se aprecia en las imágenes, hemos pintado toda la columna, en blanco, como el resto de la vivienda, pero en este caso, el salón tiene el paño, donde va el mueble, en gris, y como si de un espejo se tratara, hemos pintado una cara de la columna en el mismo gris del frontal.

Casualmente, al entrar en el piso, no hay recibidor, y lo primero que nos encontramos es lo que se ve en la segunda imagen de esta entrada, por lo que la cara gris, con este motivo floral, nos hace la función de un mueble de recibidor, que nos da la bienvenida con este diseño tan curioso.

La otra cara de la columna, se ve desde el comedor, cuando estamos sentados en el sofá, sobre un fondo blanco, y con el dibujo en gris, como el frontal .

Solamente, hay una zona  en toda la casa desde el que se ven las dos caras de la columna  al mismo tiempo, y en ese caso disfrutamos de esta otra vista, contrastando dos murales muy semejantes, en positivo y en negativo.


Este trabajo está hecho en Trigueros (Huelva), a una pareja que contrasta como las dos caras de esta columna, diferentes pero iguales al mismo tiempo.
Se merecen esto, y mucho más, pero por mi parte, se van a conformar con esto. Espero que os haya gustado, y a ellos desearles, la armonía que desprende este dibujo, para el resto de sus vidas.

Un saludo a todos.


Quizás también te interese

       Columnas en la decoración de salones

Estuco veneciano para una columna un tanto inoportuna











Galería de imágenes: Columnas y tiros de chimenea