El romanticismo de los círculos

Decía Kandisnky, el pintor de origen ruso, que más transcendencia ha tenido en el mundo del arte:        
    "El círculo, del que tanto me sirvo en los últimos tiempos, no puede ser categorizado sino de romántico. El romanticismo próximo es de hecho, profundo, hermoso, trascendente y nos hace felices. Es un trozo de hielo en el que arde una llama. Si los hombres, solo pueden sentir el hielo y no la llama, tanto peor para ellos....."





Vasili Kandinsky, no se refería en concreto a este cuadro, que encabeza la entrada, sino a varios como este que pintó en ese tiempo, y que como este, tenían a los círculos como protagonistas.

En mi caso yo, me sirvo de este genial pintor, para presentar un trabajo mío, de un pintor, que sin la genialidad del ruso, se pasa el día en la montaña rusa, en la que se ha convertido la vida, para los que tenemos que buscarnos las habichuelas día a día, cerrando cada noche el círculo que abrimos por la mañana.


Aunque puestos a contar historias, prefiero contar la historia de como Kandinsky, inspiró este cabecero, de dormitorio en  Trigueros (Huelva).
Ines, es una profesora de infantil, que utiliza, el arte de pintores abstractos, como el señor Kandisnky, para estimular la creatividad de sus alumnos. De manera, que Ines, y sus pequeños, están del todo familiarizados, con este pintor, del que yo reconozco, que no había oído hablar en mi vida.

He aquí, una de las cosas que yo más aprecio de mi trabajo. La posibilidad de conocer gente interesante, de la que aprender cosas, que a su vez sirven en última instancia, para seguir haciendo trabajos originales.


Pues así fue, como decidimos jugar a ser alumnos de Inés, e inspirarnos con la grandeza de la pintura abstracta, para hacer, este cabecero que veis en las fotos. Que lejos de ser una obra de arte, es una idea que quedó muy bonita. Y que además de la informalidad  y la movilidad que le aportan los círculos desordenados, y de diferentes tamaños, quedó muy alegre, pues utilizamos colores limpios que aportaron mucha luz al conjunto.

Inés puso la idea sobre la mesa, y poquito a poco, la fuimos moldeando hasta llevarla a la pared.


Trabajos como este, no solo te dejan la sensación de haber hecho algo bonito, sino el placer de romper de alguna forma las reglas, proponiendo cosas nuevas, alejadas de los estereotipos marcados durante años.

En este caso Javi e Inés, se quedan con una habitación, que habla de ellos, que viste como ellos, y que como decía nuestro ya amigo Kandisnky, tiene el romanticismo de los círculos, que no viene nada mal en un dormitorio.
Gracias desde aquí, y que la disfrutéis.

Al resto, gracias también por seguiros asomando por aquí. Siempre seréis bienvenidos.
Un saludo a todos.




Si lo desean pueden visitar nuestra web haciendo click en el siguiente enlace: