La grandiosidad de los pequeños detalles

Durante toda la historia del hombre, este se ha dedicado a imaginar grandes proyectos y llevarlos a cabo. Desgraciadamente, el mismo ímpetu que ha puesto en erigir la materialización de sus sueños, lo ha dedicado a derribar lo que otros habían hecho antes.



Algo muy parecido, pero en pequeña escala, ocurre con las modas. La imposición de una idea, de una tendencia, obliga irremediablemente, a denostar la anterior, a ridiculizar, aquello que durante un tiempo nos pareció magnífico, a considerar feo, lo que hasta ayer, era hermoso.

En demasiadas ocasiones me encuentro clientes, que me comentan que la baranda de la escalera es horrible, y que la arrancarían si pudieran. Que las puertas no le pegan y las cambiaría si tuviera dinero. O que el suelo es feísimo, y no lo cambian por no hacer obra en toda la casa.

Es posible que haya una fuerza que nos empuje a ver la solución, siempre, en lo más costoso. En derribarlo todo, para ponerlo nuevo. En exterminar la idea anterior, para imponer la nueva. Por suerte, esa, casi nunca es la solución, y el cambio que resuelve nuestros problemas, radica más en evolucionar, en pequeños cambios que adapten la realidad, a la idea que nos ronda en la cabeza. Porque nuestro mundo, no es un escaparate vacío, donde podemos crear un espacio a la medida, sino un espacio ya creado, que nosotros personalizamos y adaptamos a nuestro gusto y necesidad.

Y aquí me viene al pelo, el ejemplo de estos amigos de Trigueros, que se han propuesto convertir el adosado que les entregó el constructor, impersonal y frío, exactamente igual al de todos sus vecinos, en un espacio único, completamente personal, y que poco a poco no recuerda en nada a las viviendas del resto de familias que viven en el vecindario.
La pregunta es, ¿Como? ¿Derribándolo todo y volviendolo a hacer nuevo? . Pues no, actuando sobre los pequeños detalles.


Esta vez, hemos pintado la entrada, el salón y los pasillos de la planta baja y la planta alta, que se encuentran unidos sin ninguna separación física. Hemos puesto un color arena, neutro, que nos permita pintar todo el espacio, sin que quede cargánte, y luego poner pequeños detalles, que vayan diferenciando las estancias. Sobre el sofá, pusimos una pared de rayas en castaño sobre el color arena, que casaba bien con el cuadro que ya teníamos, y que aunque en las imágenes no se ve, hacía juego con un pilar, en el mismo color, que subía hasta el techo del hueco de escalera.


El tiro de la chimenea, y la pared de los escalones de la subida a la planta alta, lo hemos puesto en estuco veneciano, color burdeos, que aporta muchísimo color al conjunto, y le da mucha clase al salón.
La pared tenía gotelé, pero no ha supuesto ningún problema, pues nosotros mismos  hemos alisado esas dos paredes, para poder hacer el estuco encima.

Finalmente, la baranda, que estaba en marrón, la hemos puesto en beige envejecido, para que resalte, como lo hace en la imagen sobre el fondo burdeos.

Como venía diciendo en toda la entrada, este es un ejemplo claro, de que en ocasiones, cambiar de color, combinar de una forma original, y sobre todo, ponerle mucha ilusión y entusiasmo, hacen que  cosas que ya teníamos, que partes de la casa que estaban ahí, como escondidas, pasen de repente a un primer plano, se conviertan en protagonistas, y hagan de nuestro hogar un lugar más personal y más agradable para vivir.

Y para que no nos digan que nos reservamos el truco solo para nosotros, lo voy a desvelar.

Se echan las ideas de todos, la ocurrencias de cualquiera que se atreva a opinar, dentro de una olla imaginaria, y se le dan muchas, muchas, muchas vueltas, hasta que quede así de bonito.

No me puedo cansar de agradecer, a nuestros anfitriones, la confianza que depositaron en mi, no ha sido la primera vez, y ya andan danzando ideas para la próxima.

Disfrutad mucho de vuestra casa, que bien os lo habéis currado.

Y al resto, pues hasta la próxima, que espero que sea muy pronto. Un saludo a todos.








Si queréis seguir viendo trabajos nuestros, podéis continuar en el blog o entrar en nuestra página web.



O si lo que queréis es pedir presupuesto o plantear alguna duda, aquí tenéis nuestro datos de contacto.